EL SINDROME DE LA RANA HERVIDA


El “síndrome de la rana hervida” (“boiled frog syndrome”) de Olivier Clerc, (especialista en bienestar y desarrollo personal nacido en Ginebra y escritor del libro titulado La rana que no sabía que estaba hervida… y otras lecciones de vida, entre otros), es una clara metáfora sobre comportamiento y situación de muchas empresas, casi en su mayoría PYMES, y dice:

El “síndrome la rana hervida” se trata de la evolución lenta de unos acontecimientos que no nos mueven a tomar decisiones determinantes. Como le pasó a la rana de Oliver Clerc, que introducida en una cazuela de agua nadaba tranquilamente mientras el progresivo aumento de la temperatura del agua no la inquietaba al no percatarse del letargo a que estaba sometida y al que prácticamente sin darse cuenta se iba adaptando. Una vez la temperatura alcanza un nivel de peligro para su existencia, fue incapaz de reaccionar con la energía suficiente para salir de la cazuela y salvar su vida. Si por el contrario, la rana se hubiera sumergido desde un principio en la cazuela con una temperatura de agua a 50º grados, de un vigoroso y oportuno salto, le hubiese permitido librarse de tal mortal situación.

rana hervida

 

¿QUÉ PODEMOS APRENDER COMO EMPRESARIOS DE ESTA LECCIÓN FUNDAMENTAL?

Como dice Olivier Clerc, Nos demuestra que un deterioro, si es muy lento, pasa inadvertido y la mayoría de las veces no suscita reacción, ni oposición, ni rebeldía”.

Nosotros aquí añadiríamos: voluntaria o involuntariamente… Ya que en nuestra corta experiencia como consultora en ahorro de costes para empresas, hemos detectado que la importancia de la cuenta de resultados de la determinadas empresas, quedan relegada a un segundo plano frente a un apego inamovible por parte de gerentes o tomadores de decisiones de PYMES, a sus usos y costumbres, en ocasiones muy perjudiciales para sus negocios. Nos dicen frases como:

  - “¿Por qué cambiar si no nos ha ido mal hasta ahora?”,
  - “Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer…”,
  - “No queremos/podemos tocar esa partida de gasto porque la lleva: La secretaria de dirección, mi cuñado, es también un buen cliente, nos viene impuesto de la matriz…,
  - “Llevamos trabajando con ellos toda la vida y son de plena confianza”,

Y un largo etc. que al lector de este artículo le serán familiares.

Rana

Vamos a tratar de ser gráficos sobre las repercusiones de esta actitud y mentalidad cortoplacista ante la tan volátil y cambiante situación empresarial y económica actual. Pongamos algunos símiles de esta teoría respecto a las experiencias vividas en las empresas:

Como ocurre con nuestro cuerpo, la falta de atención y cuidado que le prestamos, hace que se deteriore de una forma muy lenta e inicialmente, casi inapreciable. La falta de ejercicio, la mala alimentación, las prolongadas horas de trabajo, el estrés, problemas emocionales, y un largo etc., junto con la desatención a los síntomas que nos alertan con antelación suficiente de manera natural de potenciales problemas, hace que enfermemos.

Como hemos comentado anteriormente, desde CAC, Consultoría en Ahorro de Costes, hemos ido percibiendo que éste síndrome ocurre de igual manera en las empresas, y como decíamos anteriormente con cierta ironía, voluntaria o involuntariamente. Los decisores en las empresas están sumidos en una rutina (agua que se va calentando…), que de una manera sigilosa, a veces imperceptible ya que se encuentran en su zona de confort, hace que recurriendo a unas excusas u otras, se vaya produciendo una degradación en la búsqueda, selección y uso eficiente de los recursos de la empresa con el consecuente impacto en la cuenta de pérdidas y ganancias.

Siendo bastante críticos y quizá políticamente incorrectos, desde CAC, Consultoría en Ahorro de Costes, nos percatamos que muchas empresas, y las PYMES especialmente, se han adaptado a un modelo de trabajo que bajo su prisma, les parece beneficioso ya que se mueven cómodamente en esa zona de confort que hemos comentado. Por regla general, salvo que haya que tomar decisiones a nivel comité de dirección, no se atreven a salir de ella porque:

  - …los seguros me los lleva mi cuñado,
  - …no puedo cambiar de operadora de telefonía porque es cliente,
  - …el proveedor de material de oficina es amigo del jefe…,
  - Y un largo etc., donde no hacen caso a las sugerencias que se les ofrece con otro enfoque, perspectiva e incluso como en nuestro caso, garantizando que como trabajamos a éxito, si no conseguimos una mejora en las condiciones de servicio (en inglés, Non-Disclosure Agreement o NDA), no cobramos nuestros honorarios. Tampoco se dan cuenta del coste de oportunidad que esto les supone ya que se han acomodado sin preguntarse lo que realmente necesitan sus empresas, el impacto en su cuenta de explotación y se engañan así mismos para crear una situación agradable que no es ni real ni duradera. Cuando se alcanza este estadío, la situación se ha vuelto tan comprometida, que el esfuerzo que se requiere para controlarla es tan grande y costoso que se les escapa muchas veces de las manos.

 

Sindrome de la Rana hervida


En los telediarios, prensa y radio, oímos noticias de: tal conocida empresa ha realizado un ERE, ERTE, o llamémoslo “X”, ha entrado en Suspensión de Pagos, en Concurso de Acreedores, ha ido a la Quiebra, etc. Esta forma de actuar es la muerte de muchas compañías que no son capaces de encontrar ese punto de disparo para el cambio. Si se espera demasiado tiempo, los recursos pueden haberse agotado ya que afectan muy gravemente a la solvencia de una compañía., con todos los inconvenientes que esto acarrea a la hora de solicitar más financiación o renegociar condiciones de pago.

 

¿CÓMO SE PUEDE EVITAR ESTA SITUACIÓN DE TEDIO Y EN DEFINITIVA, FALTA DE PROFESIONALIDAD?

El éxito está en el arte de encontrar el equilibrio entre liderazgo y gestión. El liderazgo mantiene la visión. La gestión proporciona el rigor y la disciplina necesarios para mantenerlo. Gestionar la estrategia es gestionar el cambio. Y desde nuestro punto de vista, deberían estar juntos pero no revueltos, es decir, como toda la política empresarial, deben estar alineados con la meta de la empresa a largo plazo y los objetivos más a corto y medio plazo, pero desligados en cuanto al personal involucrado en cada área para evitar conflicto de intereses.

Es importante disponer de un conjunto de iniciativas alineadas con los objetivos, y de la energía organizativa suficiente para mantener esas iniciativas en el tiempo, y superar los momentos de debilidad. El rol del líder es muy importante, para reforzar continuamente la visión de la empresa. Es el tiempo de comunicar el “motivo del cambio”, de implementar el cambio en los procesos y en los miembros del equipo, los sistemas de una manera poco agresiva y sin olvidarnos nunca de celebrar los pequeños éxitos a medida que se van consiguiendo.

cambiar o morir

 

Tomemos conciencia de todo lo anterior, atendamos a lo que vivimos en el presente, reflexionemos sobre los cambios, indaguemos en la manipulación y el “beneficio” que nos hierve hasta dejarnos sin recursos. De no disponer de los conocimientos o del tiempo, existen Clubes de Gestión y de Acompañamiento a la Gestión a los empresarios, que gracias a sus profesionales, nos ayudan en todos estos procesos de toma de decisiones.
Con el paso de los años, se han desarrollado metodologías de gestión que nos ayudan a evitar que nuestra empresa llegue a encontrarse en este tipo de situaciones. Cabe diferenciar dos ecosistemas claramente identificados:

  FACTORES ENDÓGENOS. Estos factores vienen condicionados por variables fácilmente controlables ya que su búsqueda, selección, contratación, implementación, resultados y correcciones dependen de nosotros y de nuestra intervención (análisis, control y ajustes) sobre las mismas. Hay que estar dispuesto a aprender con HUMILDAD y OBJETIVIDAD, aplicando los cambios poco a poco y de manera sólida. Existen muchas herramientas que nos ayudan a analizar la situación de la empresa desde diferentes perspectivas. Algunos ejemplos que bajo el asesoramiento de profesionales, nos pueden ayudar mucho son:
  El camino del Kaizen y el poder de los pequeños cambios incrementales para obtener grandes resultados es una de las opciones más interesantes ya que trabaja sobre el ADN de la empresa reactivando su cultura empresarial y volviéndola dinámica.
  La metodología del Cuadro de Mando Integral es un proceso de transformación interna hacia el cambio que la empresa necesita y busca. Es fundamental para una correcta toma de decisiones por parte de los miembros del equipo, y consiste en fraccionar la meta (la estrategia de la empresa), en un conjunto de pequeños objetivos alineados con la misma, que es fácilmente entendibles por todos los miembros por la simplicidad de su comunicación. Al tratarse de pequeños cambios son fácilmente integrables en el trabajo cotidiano de los empleados, no es traumático.
  Estas herramientas y otras muchas no son excluyentes, por lo que si se pueden implementar sus compatibilidades, haremos de nuestras empresas máquinas perfectamente engranadas y optimizadas.

 

  FACTORES EXÓGENOS. Como su propio nombre indica, son variables que nos vienen dadas desde fuera, es decir, nos encontramos de frente con ellas y debemos saber utilizar y adaptarnos rápidamente a esas circunstancias que nos imponen esos agentes externos (geopolíticos, económicos, de mercado, etc.) En el documental “Una verdad incómoda” Al Gore hace referencia también al “Síndrome de la rana hervida” (“boiled frog syndrome”), relacionándolo con:
  o La Crisis Medioambiental. El calentamiento global provocado por el abuso desproporcionado de los recursos y las consecuencias que lentamente estamos padeciendo.
  o La de la grave Crisis Económica que estamos sufriendo. Asevera que hemos estado viviendo por encima de nuestras posibilidades, haciéndonos creer que eso era el estado de bienestar.
  o Las Malas Prácticas Políticas. Un poder que nos mantiene a todos bajo el agua que hierve, vendiéndonos un falso bienestar de autoengaño, sin que tomemos conciencia de ello y perjudicando como siempre a los más débiles.

Pero también por algo mucho más cotidiano. Cuando nuestros productos o servicios pierden el interés de los clientes.

Desde esta perspectiva externa y negativa: los pequeños cambios del ambiente sólo tienen poder para alertarnos si son lo suficientemente grandes y visibles. Si son pequeños, el cambio no tiene el poder suficiente para alertarnos y es posible que lleguemos a situaciones desastrosas sin casi darnos cuenta. A título de ejemplo gráfico, ¿cuántos de nosotros no hemos visto el típico restaurante de carretera en el que parábamos de pequeño en nuestros viajes vacacionales a tomar un refresco y un bocadillo, que ahora yace abandonado al borde de la carretera N-X por la que circulábamos anteriormente a la moderna y majestuosa autovía/autopista por la que transitamos en la actualidad? Esto es un impacto exógeno no controlado. Quién se lo iba a decir al propietario de ese próspero establecimiento junto a una carretera con muchísima circulación en los meses estivales. ¿Nadie le alertó del plan de desarrollo de la nueva red de autovías/autopista para poder tomar las medidas pertinentes?

Nuestro objetivo con este artículo, es poner en sobre aviso y hacer que el trabajo de de aquellos empresarios y directivos de empresa, ya se denominen: CEO's, Gerentes, Directores Financieros, Responsables de Compras, Servicios Generales, Procurement y Purchasing y etc. sea mucho más productivo y que por comodidad o propios intereses como compromisos, no les haga perder de vista la objetividad de la buena gestión, las buenas prácticas y que de vez en cuando, permítanme ponerme romántico, hagan el esfuerzo de releer “La Misión”, “Visión” y “Valores” con la que fundaron su empresa o la que gestionan.

Los que hemos nacido, o creemos haber nacido con ese gen/chip emprendedor y empresarial, sabemos de lo qué hablamos. No sé si será por nuestra: Actitud, Inteligencia, Creatividad, Capacidad de liderazgo, Visión Global, Autoestima, Resistencia y Perseverancia (Resilencia), Convicción, Capacidad de Reacción o simplemente por nuestra pasión de crear. Lo que sí es seguro, es que se trata de esa actitud de intentar hacerlo todo lo mejor posible, de optimizarlo todo, de tomar las decisiones más convenientes para nuestro negocio, pero sin olvidarnos nunca de que todo negocio está formado por personas, y por lo tanto, cualquier decisión que tomemos, afectará directa e indirectamente a un número mayor o menor de familias. Muchas veces, por tratar de beneficiar a alguien, estamos perjudicando la salud de nuestras empresas, de los miembros del equipo y resto de personas que interactúan con ella directa o indirectamente, y por lo tanto afectando al fin social (RSC-RSE) que tiene por principio la creación de una empresa. CREAR VALOR A SU ENTORNO. Y aunque suene algo retórico, una empresa sin personas, no es nada.

En nuestro caso, estamos cansados de encontrarnos empresas (normalmente pequeñas y medianas), que se quejan por lo mal que se han puesto las cosas, de la competencia tan voraz, de que si el Gobierno, que si la Crisis y un largo etc. Si nos fijamos, todos son variables exógenas muchas veces incontrolables por nosotros. ¿Y por qué no empezar actuando sobre las endógenas que son las que verdaderamente tenemos capacidad para buscar, seleccionar, retocar, mejorar, optimizar, etc. que nos permita estar preparados para cualquier eventualidad exógena? Hablamos de una correcta gestión de los recursos que manejamos a diario en nuestras empresas.

Como ya hemos resaltado durante la redacción de este artículo, la falta de reacción se debe a que el deterioro es paulatino y prácticamente inapreciable. Por eso debemos estar siempre en alerta y no perder de vista LA META y OBJETIVOS de nuestra empresa, que es ser productivos y rentables para todos sus “Stakeholders” (grupos de interés). Olivier Clerc lo dice en su obra: “Lo que nos enseña la alegoría de la rana es que siempre que existe un deterioro lento, tenue, casi imperceptible, tan solo una conciencia muy aguda, una memoria excelente, permiten darse cuenta de ello, o bien un patrón de referencia que haga posible valorar el estado de la situación”.

Sobre este último comentario cabe destacar que Consultoras como la nuestra juegan un papel muy importante para realizar un análisis externo y objetivo de la situación real que tienen muchas empresas en la misma situación de la rana. No permita que el agua hierva hasta quemarse por no reaccionar a tiempo. La mayoría de los problemas tienen solución o pueden simplemente no generarse si ponemos atención a cada detalle.

 Rana Hervida

¿CÓMO LAS CONSULTORAS ESPECIALIZADAS EN AHORRO DE COSTES COMO CAC, PUEDEN AYUDAR?

- …poner atención y tomar realmente conciencia de lo que le está pasando?

- …a detectar que la temperatura está comenzando a subir?

Aunque suene reiterativo, hemos hablado de HUMILDAD y de la OBJETIVIDAD. Sólo releyendo de vez en cuando La Misión”, “Visión” y “Valores” con los que se constituyeron nuestras empresas, prestando atención a la situación actual en la que nos encontramos, observando el entorno, sintiendo y analizando los procesos que llevamos a cabo y con quien los realizamos, se puede tener acceso a la verdadera situación de nuestras empresas.

 

¡APRENDA A MIRAR HACIA "ADENTRO" Y PODRÁ DETECTAR EL ERROR Y LA POTENCIAL MEJORA A TIEMPO!

A modo de resumen. Debemos ser conscientes en todo momento de la situación de la empresa (ir midiendo la temperatura del agua…), permitiéndonos esto, tener una visión clara de dónde se encuentra nuestra empresa ahora (análisis del entorno y solvencia de la empresa para evitar imprevistos) y hacia donde queremos dirigirla (estrategia a medio y largo plazo) para alcanzar la meta y objetivos establecidos. Esto es vital para ir realizando pequeñas correcciones coyunturales en los recursos de la empresa, evitando así tener que llegar a cambios estructurales que afecten a la consecución de nuestros objetivos y a los de nuestros equipos y ya no estemos en situación de saltar de la cazuela.


Actuando de esta manera evitaremos que un cambio (endógeno o exógeno) que empiece a afectarnos de forma lenta, se convierta en una situación comprometedora e irreversible para la salud de nuestra empresa sin que seamos conscientes de ello.

 boiling frog

Articulo de Enrique Peña.

Fuente: Olivier Clerc, especialista en bienestar y desarrollo personal nacido en Ginebra, escribió en el año 2005 un libro titulado “La rana que no sabía que estaba hervida… y otras lecciones de vida”. 

 

VOLVER A LOS ARTÍCULOS CAC